¡Bienvenidos a Nexos! ¡Ya somos más de 10.800 fans! INFORMATE CON NOSOTROS
Martes 10 de Julio de 2012
Laboulaye: en 5 meses se radicaron 152 denuncias por violencia familiar
La estadística alcanza ya al 60% de todos los hechos de 2011. La fiscal, Lelia Manavella, dictó dos prisiones preventivas contra los agresores. En uno de los casos, una bebé sufrió quebradura de fémur.

Laboulaye.- En los primeros cincos meses de este año la Justicia local receptó un total de 152 denuncias por violencia familiar.

La cifra resulta de la información brindada desde la Fiscalía de Instrucción de la Octava Circunscripción con asiento en Laboulaye, a cargo de la doctora Lelia Manavella, quien en los últimos días dictó prisiones preventivas en dos causas, en las que se investigan delitos relacionados con la temática, y en las que los imputados violaron las restricciones impuestas con anterioridad por funcionarios judiciales.

Si se comparan las cifras que se registran en lo que va de este año de denuncias por violencia familiar con las radicadas en 2011, se observa un preocupante incremento.

En ese año fueron radicadas y tramitadas 249 denuncias, y en lo que va de 2012, sólo en el período comprendido entre enero y mayo, se registraron 152, equivalente al 60 por ciento de todo el año anterior. Estos casos corresponden a todo el Departamento Roque Sáenz Peña.

En diálogo con PUNTAL, la fiscal Manavella dijo que “esta preocupante situación es materia de permanente tratamiento, tanto desde el Tribunal Superior de Justicia como desde la Fiscalía General de la Provincia y desde las áreas específicas del Gobierno de la Provincia, ya que, en forma constante, se arbitran nuevos medios y se generan recursos humanos y técnicos para abordar y resolver la problemática de violencia doméstica”.

Consultada sobre cómo analiza el incremento de estas denuncias sostuvo: “Tanto en los casos de violencia familiar, como en los casos de abuso sexual, se advierte que ingresan más denuncias, y ello sin dudas es porque las víctimas han encontrado respuesta en el Poder Judicial. Esto es bueno, pero es de destacar que patentiza una realidad que lamentablemente va en aumento”.

La fiscal Manavella asumió no estar en condiciones de afirmar que ahora existan más hechos de esta naturaleza que antes, pues es sabido que existe lo que se conoce como "cifra negra", esto es, delitos que no se denuncian y por ende no llegan a conocimiento del Poder Judicial, lo que no quiere decir que no ocurran.

Dos hechos graves

De los últimos casos en que intervino la fiscal, destacando que en general las víctimas son mujeres, mencionó uno muy grave en el que una de las víctimas fue una beba de un año y once meses, quien resultó gravemente lesionada, con una fractura de fémur. El victimario, concubino de la madre, fue imputado como supuesto autor de los delitos de lesiones leves (en perjuicio de la concubina), lesiones graves (en perjuicio de la menor) y desobediencia a la autoridad, dictándosele la prisión preventiva.

Además, se ha ordenado, en otra causa, la prisión preventiva del imputado, la que a la fecha ha sido confirmada por el juez de Control de la sede.

En ambos casos, los autores de los hechos habrían violado las restricciones que habían impuesto con anterioridad la fiscal y el juez de Familia, por lo que además de los delitos contra las personas de los que se les acusa, habrían cometido un delito contra la administración pública por no acatar las órdenes de la autoridad, delito tipificado en el artículo 239 del Código Penal.

Ante las cifras más que elocuentes sobre la situación, PUNTAL consultó a la doctora si en Laboulaye existen órganos y profesionales que puedan dar contención a la víctima y tratamiento al victimario. En este aspecto, Manavella explicó que allí funciona una Unidad de Violencia Familiar de carácter administrativo (no judicial), en la que se desempeñan dos abogados, pero en la misma no se receptan denuncias sino que sólo se brinda asesoramiento a las víctimas, las que son derivadas a la Unidad Judicial Laboulaye.

En cuanto a tratamientos, las víctimas y victimarios son atendidos en algunos casos por profesionales de hospitales y centros de salud públicos, optando éstos en ocasiones por privados.

Acotó que en los casos donde se cometen delitos relacionados con la Ley de Violencia Familiar, el fiscal de Instrucción tiene a su cargo la investigación y colección de pruebas, lo que puede concluir en una citación a juicio, sobreseimiento del imputado, o archivo, pero quien tiene a su cargo el abordaje de la problemática de violencia doméstica es el juez de competencia múltiple, a quien se le remiten en la forma más urgente las denuncias, para que tome intervención, y con el que la Fiscalía está en permanente contacto, atento la cuestión de la que se trata. Agregó que en días y horas inhábiles, esto es, después de las catorce horas, y feriados, está siempre de turno la Fiscalía, a diferencia de lo que ocurre en ciudades más grandes, donde además del fiscal, hay oficinas y dependencias judiciales y administrativas que abordan el problema inicialmente, y atienden las 24 horas del día.

Manavella sostuvo que “en todos estos casos, y aún cuando el proceso concluya en una excelente sentencia judicial por los delitos cometidos, puede que el problema de fondo no se resuelva ya que se requieren de otros mecanismos y abordajes interdisciplinarios que continúen el tratamiento de las personas involucradas”.

“Es sabido que en la violencia doméstica, en general, hay recurrencia, ya que se trata de una cuestión muy compleja. Generalmente hay hijos, situaciones económicas difíciles, una serie de factores que convergen y coadyuvan a que las parejas, pese a la situación de violencia, retomen la convivencia o se vuelvan a relacionar”, concluyó.


Patricia Rossia
Fuente: http://www.puntal.com.ar/v2/